All you need is love...

lunes, 9 de julio de 2007

Adaptarse.

Cuando llegué aquí, todo lo veía muy distinto, muy diferente a lo que es México y extrañaba mucho a mi familia, mi casa y mi cultura. Pues 25 años de vivir en un lugar y cambiar de país, de idioma y de cultura no fue nada fácil. Al principio, me sentía protegida solo estando en la casa y me daba miedo salir a la calle sola, siempre iba alerta, para no perderme, para no equivocarme de tren y poniendo atención en cada tienda o en todo aquello que pudiera ser una referencia para regresar por el mismo camino que hasta hoy todavía me pasa. Salir a la calle y escuchar el idioma me resultaba una pesadilla, así tal cual, como un mal sueño donde todos hablan otra lengua y tú eres el único que no la entiende. Algunas veces al despertar, me sentía en casa como estando en mi país y al escuchar a otros hablar inglés me regresaban a mi realidad y pensaba, es verdad, estoy en otro país.
Pero hoy, me di cuenta que este es ahora mi hogar y no me da pena admitir que mi capacidad de adaptación ha tardado mucho, pues no hablar el idioma y estar aquí por motivos amorosos, no es lo mismo que la realidad que vive la gente que con la que he convivido este tiempo, pues la mayoría son estudiantes, hay una prioridad en sus vidas, que son sus maestrías o sus doctorados y que ven esta estancia como pasajera, como la gran oportunidad de sus vidas. Yo lo veía como una gran aventura, pero cuando estas aquí ya no es tan fácil como pensaba.
Hoy me levanté a correr por el canal, disfrutando del sol que pocas veces brilla con la intensidad de hoy. Miré a varios señores pescando. Todos me saludaban, el good morning, era tan natural como el buenos días que les dices a las personas adultas en México. Me decían que disfrutara el deporte porque era un día hermoso. Me di cuenta que les estaba entendiendo, aunque la timidez a equivocarme al contestarles, solo me hacía responder con un thank you y una gran sonrisa. Después llegué a casa y salimos mi compañera Lilia y yo, pues me invitó a comer con un amigo de ella, un japonés de nombre Aki. Antes esas invitaciones eran un martirio para mi, pues no es divertido estar en medio de un varias personas que ríen, platican, conviven y tú eres el único que no estas disfrutando de nada, pues simplemente no entiendes nada, así que no le ves la gracias, ni el placer, solo quisieras salir de ahí, pues no te estas divirtiendo y por más que intentas, no entiendes y solo piensas en la hora en que termine la reunión. Pero hoy salimos con Aki, quizás la tranquilidad de la tarde y no sentirme forzada a hablar o a entender, me hizo relajarme, llegamos a su casa y preparó un buen platillo japonés llamado tempura y un arroz muy bueno y nos compartió la receta y pensé que es tan fácil que algún día lo puedo preparar. Vimos la TV inglesa y a pesar de la lengua que apenas estoy aprendiendo (y de los vanos programas que vimos) supe que estaban hablando de las actrices que han sufrido anorexia, sigo mirando y me dio gusto saber que entiendo frases completas o los temas y que la entrevista que le hicieron a los príncipes (William y Harry) si bien no entendí el 100%, por lo menos supe cual era el tema de las preguntas y que contestaban.
Salimos de la casa del buen Aki y miré el cielo azul de las 9 de la noche y me di cuenta que estaba hermoso y el aire cuando acaba de llover es entre frío y fresco, ese que solo puedes sentir aquí porque el clima es diferente y lo disfrutas y te sientes en casa y sabes que la adaptación es posible y que nada es tan horrible como imaginabas al principio y que a pesar de que aun tengo miedo de muchas cosas, algún día no serán tan complicadas.
Es verdad cuando los especialistas hablan de adaptación y dicen que es una necesidad de involucrarse al entorno para aprovecharlo, pues esto nos lleva a adquirir un aprendizaje significativo. Y pienso que a la distancia, esto puede ser como cuando algo me daba miedo y le contaba a mi madre y ella me decía: hazlo que no te de miedo, vas a ver que cuando pase el tiempo te vas a reír de esto que hoy piensas que no puedes hacer.

2 comentarios:

Berenice dijo...

Daniela, pues si, adaptarse tiene mucho q ver con tener miedos y aprender a quitartelos un poco para q las cosas se hagan mas llevaderas. Tu vas por super buen camino porq como sea, aunque no haya sido al paso q esperabas, has ido avanzando y ya veras, esto te va a dar mucha idea de todas las capacidades y fuerza q hay en ti. Te mando un super abrazo.... Azucena tb esta aqui y te leyo y dice que tu adapatacion se ha complicado por la serie de vivencias q has tenido en este año, mas sin embargo te han hecho ver q todo lo puedes superar y que eres mas fuerte de lo q pensabas. Te tienes a ti misma
Chiqui ti bun a la bin bon ban, Chiqui ti bun a la bin bon ban,
A la bio a la bao, a la bin bon ban,
Daniela, Daniela, ra ra ra
jaja
Te queremooss!!!!

Gustavo Blog dijo...

Hola tu,

Ps a mi me gusto bastante como describes el desmadre de la adaptacion, vaya que si la hemos sufrido no??? Pero aca seguimos, neta te admiro un resto. Un beso desde Phang-ga...